image

Repatriacion TV






VIDEOS
utube_icon

NOTICIAS

Solicitan apoyo para repatriación
Redacción LTH

Miembros de la comunidad, se están movilizando para repatriar el cuerpo de Carlos Humberto Hernández Martínez, de 42 años de edad, quien falleció en Hempstead, Nueva York, el pasado jueves 17 de enero 2013.
Él era muy conocido como “Carlitos Way” y se ganó el cariño de quienes lo conocieron. Él se ganaba la vida repartiendo volantes, tarjetas de negocios, periódicos y hacía muchos mandados de los negocios ubicados en el sector de la North Franklin St. y la Main St., en Hempstead. Amante del fútbol, durante los 22 años que vivió en Nueva York, también era apreciado en la Post Avenue, en Westbury.

La meta a recolectar para repatriarlo era de $5,218. Hasta el lunes 21 por la noche se habían colectado más de $2,000. Su cuerpo será repatriado hasta Chinameca, en el Dpto. de San Miguel, en El Salvador, el lunes 28 de enero. Para donaciones favor llamar al o llevarlas a Turista Travel, en el 90 North Franklin St., en Hempstead, NY, y preguntar por la Sra. Nohemí Lutín.
Piden ayuda para repatriar cadáver
Un salvadoreño murió en Los Angeles. Su familia no puede traer el cuerpo

Salvadoreños en el Mundodáver

Un salvadoreño murió en Los Angeles. Su familia no puede traer el cuerpo
img1a

Salvadoreños en el Mundo
J. Flores/E. Rodríguez
elsalvador.com

ayuda@elsalvador.com
Guillermo Antonio Góchez Cabezas, de 44 años, originario de San Salvador, falleció la madrugada del pasado domingo en un accidente de tránsito en Los Ángeles, California. Su esposa, Zoila de Góchez, viajó de emergencia el jueves para reclamar el cadáver de su marido, pero ahora enfrenta el problema de carecer de los fondos que se requieren para la repatriación. La familia con quien vivía el compatriota, comentó vía telefónica a elsalvador.com el estupor que les causó su muerte. “Vivía con nosotros hasta hace unas semanas, pero luego se mudó. Dos días antes del accidente llegó a visitarnos y a recoger su correspondencia”, comentó Ruth Arreola, miembro de la familia. Según ella, Góchez trabajaba en una compañía de limpieza de alfombras, y se desplazaba en un vehículo por la autopista angelina cuando ocurrió el accidente.

La viuda se encontraba en El Salvador cuando ocurrió el accidente, e inicialmente enfrentaron dificultades para comunicarle la mala noticia. Ahora, Zoila apela al altruismo de los salvadoreños para recaudar el dinero que permita sepultarlo en casa.
el_universal

La viuda de mexicano muerto pide ayuda
WASHINGTON— Abundia Martínez Martínez, viuda de Artemio Trinidad Mena, el mexicano fallecido durante el desplome del puente entre Mineápolis y Saint Paul, la noche del miércoles, pide ayuda económica para enviar a México el cadáver. “Mi esposo tenía diez años de estar viniendo pero yo tengo apenas un año de estar acá con él”, dice en una breve charla telefónica, marcada por un sollozo ocasional. Abundia, de 31 años de edad, dejó atrás en su pueblo, en Guerrero, a tres hijos y tiene ahora además una niña de dos meses de edad. Varios medios hispanos, incluso la estación Radio Rey de Saint Paul, iniciaron colectas económicas para ayudar a la joven viuda. “Estoy muy confundida y no sé mis planes, y como está muy reciente no sabría decir (qué voy a hacer)”, agregó.

La última vez que Artemio Trinidad Mena se comunicó desde Mineápolis con su familia a Ixcateopan de Cuauhtémoc, Guerrero, fue el sábado pasado. Habló con su mamá, a quien le prometió que regresaría en septiembre u octubre luego de dos años de no haberlos visto. Vía telefónica Artemio, quien tenía 30 años, le recordó a su madre Consolación Mena que daría la vida por conseguir dinero para sus cuatro hijos, tres de ellos radicados en Guerrero bajo el cuidado de su abuela y la bebé de dos meses. Consolación dice que sus tres hijos, Salvador de nueve años, Victoria de siete y María de tres, saben que su papa murió en Estados Unidos. “No murió por el desierto cuando se iba de indocumentado desde hace años y fue a morirse hasta allá”, se lamentó su madre.

Consolación Mena narró que su hijo trabajaba de repartidor de una tienda por las mañanas y que por las tardes vendía mangos para mantener a su familia. Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores expresó “sus más sinceras condolencias al pueblo y al gobierno del estado de Minnesota, así como a las autoridades de la ciudad de Mineápolis y a las familias de las víctimas del lamentable accidente ocurrido”. (Con información de Natalia Gómez Quintero).
img2a

Piden ayuda para repatriar el cuerpo de guatemalteco que falleció en su casa
Amigos, familiares y organizaciones comunitarias de esta ciudad hacen un llamado de unidad y solidaridad para recaudar fondos con el fin de llevar a su natal Guatemala el cuerpo de Carlos Octavio Lima, quien falleció el viernes 12 de agosto en el cuarto donde vivía. Hasta el momento no se saben las causas de la muerte, pero familiares y amigos informaron que sufría de diabetes. El fallecido tenía 27 años, era soltero, vivía desde hace 10 años en este país, ¨era tranquilo, casi nunca tomaba y tenía amigos donde fuera¨, su mamá y hermanos viven en Río Blanco, Jalapa en Guatemala y aquí tenía un tío y primos; además de muchos amigos. Desde el 2009 era integrante del Grupo Imperio Maya en donde tocaba la tuba eléctrica, precisó uno de los miembros de la agrupación. Jorge Zapata, primo del fallecido, informó que el martes se llevará a cabo una misa de cuerpo presente en la iglesia San Benedicto Nuestra Señora de Monserrat de 6:00 pm a 9:00 pm, y posiblemente lo manden a Guatemala el miércoles o jueves. Era miembro activo de la iglesia, formaba parte del Grupo Juvenil, recordó Zapata, quien informó que su tío Eric Pérez fue el que lo encontró muerto en su cuarto, 14 horas después de haber fallecido.

Explicó que Lima fue a pescar un día antes de morir, pero regresó y se fue a su cuarto como de costumbre ya que todos estaban trabajando, y al regresar todos los que comparten la misma vivienda vieron su vehículo estacionado y tras preguntarse dónde estaría, el tío fue a buscarlo y lo encontró sin vida. Llamaron a emergencias, y los paramédicos dijeron que había muerto como a las 3:00 am. Zapata piensa que fue porque se le subió la azúcar, y dijo que la agencia funeraria Achuapa de Waterbury será la encargada de repatriar el cuerpo de su primo.

Invitó a la comunidad de Stamford acompañar a la misa de cuerpo presente y ayudar económicamente para cubrir los gastos que ascienden a 6 mil dólares, para lo cual ya se comenzó a poner cajas en diferentes negocios, mientras que empresarios y representantes de organizaciones comunitarias apoyarán a los familiares en la recaudación de fondos en los diferentes eventos que lleven a cabo.

Para más informes y ayudar a la familia a juntar el dinero para los gastos del funeral y envío del cuerpo llamar a Jorge Zapata.